Noticias Destacadas
Inicio / Cultura / ALMUERZO… ¿FAMILIAR?
ALMUERZO… ¿FAMILIAR?

ALMUERZO… ¿FAMILIAR?

Por Jaime N. Alvarado García.

image1Penoso aniversario: se cumplieron 25 años desde la última vez que mi familia almorzó unida. Tanto tiempo compartiendo la mesa del mediodía, me dejó una huella imborrable. Cuando pequeños, enseñé a mis hijos a llevarse la cuchara a la boca… Y a convencerlos de que hay cosas que no tienen un sabor agradable, pero que son necesarias para el crecimiento. Era la hora en que recibía las quejas y acusaciones, pero me transformaba en cómplice: hacía como que no las escuchaba… O miraba para el lado.

Hora del balance de la mañana y de los planes para la tarde. La familia se comunicaba para compartir los episodios del quehacer escolar, incluyendo aquellas travesuras de siempre. El momento en que enseñábamos modales, el respeto al otro, a compartir con alguna visita inesperada, saber de los abuelos, del vecindario, corregir el uso del idioma, recordar a los cercanos.

¡A lavarse y peinarse para almorzar! –conminaba la orden. Era el almuerzo una instancia para crecer en familia  Para vivir la hermosa aventura de la paternidad, donde se iba aprendiendo a criar, formar, educar. Para fortalecer los lazos, especialmente en familias numerosas. Entre el tintineo de los cubiertos chocando con la loza y los sorbos a la sopa, se comentaba lo hecho, lo que se haría o lo que se quería hacer… Almuerzos tan fecundos en diálogos, que nos tomábamos la cazuela fría.

El tiempo dijo otra cosa: la universidad me quitó el placer de almorzar con mis hijos… Otros deberes y situaciones, me obligaron a almorzar en la mayor soledad. Opté por acompañarme con la TV o encender la radio, para sentirme acompañado. Aquellos almuerzos bulliciosos, con olor a comida casera, llenos de calor, son solo recuerdos.

Y mirando hacia afuera, pareciera suceder lo mismo: Los negocios y casas comerciales DE Antofagasta ya no cierran sus puertas al mediodía: los funcionarios y dependientes, deben arrinconarse para servirse una colación sin sabores familiares. Conversando con la dolorosa soledad del que lo hace prácticamente “a escondidas”. Comparten escasamente porque el tiempo es mezquino. No hay sobremesa. No hay tiempo para la conversación amena. No hay tiempo para las recomendaciones a los hijos… Para escuchar los reclamos de la mamá… O saber lo que pasó esa mañana en el barrio… Solo tragar, para saciar el hambre y nada más. ¡Qué doloroso resulta almorzar en soledad!

Hoy ralean los almuerzos familiares. Se arrinconan en fechas especiales o los domingos. Pero eso no es todo. Porque los celulares aíslan a los comensales. Cada uno con sus “what´s up”, sus correos o el twitter. La TV también “mete la cuchara”… No hay diálogo. Cada uno se concentra en su celular, en su plato, en su mundo y en sus cosas.

¿Cada cual comiéndose su propia soledad…?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>